LDC

ABOUT US

WE MAKE LOVE

Los vestidos de Frida Kahlo

en LA CASA AZUL - MUSEO DE FRIDA KAHLO

Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo exhibe estos objetos por primera vez. Ambientada en cinco salas, la exposición revela la consciente elección de Frida por vestir indumentaria tradicional tehuana para estilizar su figura y construir su identidad a partir de su discapacidad, la tradición, la moda y el vestido. Por otro lado, se muestra como la figura de Kahlo continúa siendo inagotable fuente de inspiración para grandes artistas, firmas y diseñadores de moda internacionales, tales como Jean Paul Gaultier, Dai Rees, Comme des Garcons y Ricardo Tisci, entre otros genios creativos.

Circe Henestrosa, Curadora
FOTOS. Daniel B Maciel
lapices.tv

3DESTRUCT v2

ANTIVJ

Instalación audiovisual de Yannick Jacquet, Jeremie Peeters y Thomas Vaquié, presentada por MUTEKMX y COCOLAB en México.

lapices.tv

CARLOS CRUZ-DIEZ

Para Cruz-Diez la tarea del artista es la de provocar situaciones que desencadenen el diálogo entre lo estable y la naturaleza inestable del color sobre una infinidad de soportes activados, a su vez, por medio de múltiples estrategias y materiales poco convencionales.

TEPITO ARTE Y CULTURA

El zapatero de Tepito

  Cuando se trata de hacer algo y tienes ganas de hacerlo, hasta ni la lana hace falta… Luis Arévalo, promotor cultural Tepito.

Hijo de zapateros Luis Arévalo Venegas se dedicó al oficio familiar desde pequeño. Se empleó en una de las fábricas de zapato con más fama en México en los años 40,  La Sorrento que era española. “Pensé que yo no me iba a hacer viejito en esa fábrica, yo tenía que salirme. Me salí un poco grande, pero me salí y entonces me vino la idea de rescatar el oficio ante la problemática del barrio”.

Desde hace 25 años Luis Arévalo convocó a todas aquellas personas que quisieran aprender el oficio de zapatero, ante la transformación del barrio de Tepito donde las formas de comercio pasaron de los oficios de carpintero, zapatero, peletero o herrero a la fayuca y hoy la venta de drogas y piratería.

 “El barrio de Tepito ha dado la pauta en los vicios de conducta a seguir a muchos lugares, a muchos Tepitos que ahora ya se han formado en la Periferia de la Ciudad” menciona Luis Arévalo en las instalaciones del Taller Libre de Tepito del Arte del calzado, que se encuentra en un terreno intestado y que comparte con la Iglesia católica.

El interés por la cultura y la capacitación no es un tema nuevo para Luis Arévalo. En los años 80 fue parte de Tepito Arte Acá, colectivo cultural  formado por el muralista Daniel Manrique, con quien en 1985 apoyó a Campamentos Unidos, organización surgida a raíz del terremoto para realizar las gestiones de los nuevos hogares que se construirían sin incursión del gobierno.

Estos proyectos de nueva vivienda redujeron espacios y con ello la posibilidad de tener talleres familiares, los de oficios. Luis Arévalo recuerda: “Entonces la gente empezó a usar el lugar, por su forma de construcción, como palomares, unas casas con pequeños espacios y ventanitas redondas. La otra opción fue el comercio y eso trajo fatales consecuencias”.

En un carrito y con cajas de cartón, es a los Palomares donde lleva su taller de títeres.  A paso apresurado lleva consigo restos de PET que él recicla y acuarelas que de repente llegan de donaciones, además de una pequeña bocina para ambientar con música.  En los Palomares hay una pequeña plaza, sucia. Ocho por ocho este señor de 72 años barre el lugar para recibir a los niños.

 Les pide inventar historias, lo primera que venga en mente. En tres horas, escuchan canciones en Tepito Ondas. Para este tepiteño es esencial llevarle a los niños la posibilidad de imaginar a la puerta de su casa. En Tepito hay dos casas de cultura: La de Enrique Ramírez y Ramírez y la Lagunilla Tepito, pero la asistencia es mínima.

 Cuando se trata de hacer algo y tienes ganas de hacerlo, hasta ni la lana hace falta”, es una de las premisas de Arévalo quien sin un presupuesto fuera del de sus bolsillos busca reivindicar la cultura en uno de los barrios más famosos de la Ciudad de México, Tepito.

“Tepito para mí es un lugar donde yo nací, donde voy a morir pero también mi Tepito es, sin ser muy localista, ya lo decía Manrique es el ombligo del mundo. Así como hay gente mala, no la podemos negar,  también ha salido gente muy positiva del barrio, tanto en la literatura, como el deporte, en muchas cosas. Siempre Tepito ha ido adelante”.

Paola Olivares.

MAYA

EL ORDEN DEL UNIVERSO

Los mayas creían que la tierra era una superficie plana y cuadrada, sostenida sobre el lomo de un gran lagarto que flotaba en una gran laguna. En las esquinas de la tierra se encontraban los bacab, cuatro dioses que sostenían el cielo, uno en cada punto cardinal. A cada una de esas cuatro direcciones del mundo correspondía un color: blanco, negro, rojo o amarillo. Había una quinta dirección vertical en el centro, en donde crecía una gran ceiba, árbol sagrado, símbolo de la abundancia y del origen de los alimentos.

Los mundos anteriores, habitados por hombres de madera o de barro, habían sido destruidos por los dioses mediante grandes catástrofes. Finalmente, la humanidad hecha de masa de maíz fue merecedora del favor divino, ya que supo expresar su agradecimiento al venerar y alimentar a los dioses que la crearon.

Nunkiní, Campeche.

PAUELS

LDC

TARAHUMARA

Olvido difícil de cargar                                                                                                                                                                          la fragilidad del ser que no se encuentra a sí mismo,
 no existan  fuerzas de visión en un futuro incierto                                                                                                                          siempre  hay fuerza en cada flor; sabes muy bien de tu pasado.
 Cuando se olvida  y se arrincona, se traiciona y se  arrebata; no hay tierra.
pero existirá por siempre tu risa, un sueño y la esperanza.                                                                                                                 sonrisa  flor del pantano, hoja que escapa libre junto al viento y no se pierde, no te pierdas;
 no te borres                                                                                                                                                                                                no te mezcles con el hambre                                                                                                                                                                          con el miedo                                                                                                                                                                                             en el frío,                                                                                                                                                                                               con cada una de las cosas que podrían y deberían no existir
 porque eres mujer y niño                                                                                                                                                                   futuro único de un lugar  común y corriente.
Los juicios son el mismo frio que toca los pies descalzos
frío que envuelve como el sol al altiplano
 la dadiva de los que lavan sus culpas con vacío no es suficiente                                                                                                                      mucho menos un grito,
 ni la venganza necesaria                                                                                                                                                                   hace falta la justicia rotunda inclemente y radical…y mucho más.
pero  somos  el manto sagrado de los años que han pasado y pasado
sentimiento puro y  benevolente                                                                                                                                                          nosotros,                                                                                                                                                                                          amor lejano que cubre todo el llano. 
sereno y paciente.

Daniel B Maciel

image

Loading next page

Hang on tight while we grab the next page